2do encuentro

Taller introducción al Software Libre en la Facultad de Comunicación Social de la UNLP (Periodismo)

Textos para el segundo encuentro

 Elijan alguno de estos textos y lleven un punteo de lo que les haya parecido interesante o escriban un pequeño ensayo así lo compartimos al comienzo del taller.

1. “Una red que atrapa la vida privada” y “Zona de riesgo” – Diario Pagina /12

2. “Alguien te está mirando” – Sup. Si! – Diario Clarín

3. “¿Qué hay detrás de Facebook?” – Tom Hodgkinson

4. “La educación informática en Argentina está siendo privatizada” – Master Magazine

5. “Scioli y Bill Gates juntos en Washington” y “Scioli presentará a Bill Gates su proyecto de Agenda Digital” – Canal-ar

6. “Razones para no tener el nuevo Messenger“ – Master Magazine

7. “Toooooooooodo sobre Google” – Sup. Radar – Página/12

8. “Jabber, mensajería alternativa a MSN” – Wikipedia

9. “Ecuador: Rafael Correa aboga por el ‘software’ libre” y “Ecuador le da un fuerte empuje al Software Libre” – MasterMagazine.info  

=======================================

1.

Fuente: Página/12 – 18 de febrero 2009

SOCIEDAD. FACEBOOK CONSERVARA PARA SIEMPRE LOS DERECHOS COMERCIALES SOBRE TODO LO QUE SUBAN SUS USUARIOS

Una red que atrapa la vida privada

Hasta ahora, cada usuario cedía los derechos de contenidos y fotos hasta que decidía borrarse. Facebook anunció que esa cesión será “a perpetuidad”. Polémica y críticas por Final del formulario

Por Eduardo Febbro Desde París

Tener amigos en el mundo entero e intercambiar con ellos fotos,
textos, música y videos de amigos comunes o de la familia es
una idea genial facilitada por Internet. Pero que esas imágenes
no pertenezcan a quienes las envían sino al dispositivo por el
cual se remiten es una idea perversa que Facebook acaba de
instaurar como norma. La red social que reivindican 150
millones de usuarios acumula una polémica tras otra. La última
es tal vez la más escandalosa. La empresa fundada por Mark
Zuckerberg sigue los pasos del navegador Google Chrome y de
Yahoo en sus obsesivas disciplinas de colectar datos personales
de los usuarios y hacer con ellos lo que le venga en gana.

El pasado 4 de febrero, Facebook introdujo una serie de retoques
al famoso y nunca bien leído terms of service que fija, para el
usuario, las condiciones de uso del mismo. La frase maligna
introducida por Facebook cambia el marco de las condiciones tal
y como estaban definidas antes. No hace falta ser experto para
medirlo. El texto dice así: “Usted le otorga a Facebook el
derecho irrevocable, perpetuo, no exclusivo, transferible y
mundial (con la autorización de acordar una licencia
secundaria) de utilizar, copiar, publicar, difundir, almacenar,
ejecutar, transmitir, scanear, modificar, editar, traducir,
adaptar, redistribuir cualquier contenido depositado en el
portal”. En suma, esas condiciones de la licencia le ofrecen a
Facebook la propiedad comercial de todo lo que tiene que ver con
la vida privada de cada miembro de la red.

Este párrafo siempre existió en el terms of service, pero antes
estaba acompañado por otro que, al menos, le dejaba al usuario
una posibilidad de proteger su privacidad. Esa parte, que ahora
ha desaparecido, decía: “El contenido de su espacio puede ser
borrado del portal en cualquier momento. Si usted lo borra, el
derecho acordado a Facebook evocado antes vencerá
automáticamente, aunque la empresa puede conservar copias
archivadas”.

Como esta frase se ha volatilizado, ello equivale a aceptar que
Facebook utilice incluso post mortem lo que el usuario haya
depositado en la mal llamada red social. Ello equivale también
a que los artistas cedan sus derechos al señor Mark Zuckerberg.
Si son miembros de Facebook, fotógrafos, pintores, músicos o
creadores de video ceden así el derecho comercial de sus
creaciones. Y también los otros, los enamorados plurales, los
amantes múltiples, ceden cada rincón de su privacidad.

La inquietud y el escándalo que suscitó esa “licencia perpetua
y mundial” obligó a los dirigentes de Facebook a reaccionar.
Ante una demanda expresa de la agencia francesa AFP, Facebook
explicó que “nosotros no reivindicamos y nunca hemos
reivindicado la propiedad de los materiales descargados por los
usuarios”. A su vez, su fundador, a través del blog del portal,
afirmó que “en Facebook la gente detenta y controla sus
informaciones”. Citado por News.com, Barry Schmidt, portavoz
de Facebook, aclaró que no se trataba de difundir fotos de los
años jóvenes de alguna celebridad mundial. Según el mismo
Schmidt, las condiciones de utilización que generaron la
polémica no conciernen a los miembros de Facebook cuyo perfil
está con el estatuto “privado”. Las explicaciones, con todo,
no atenúan la duda, ya que la “licencia perpetua y mundial”
no constituye una invención, sino un término claramente
expuesto en las condiciones de utilización, incluso si existe
cierta ambigüedad jurídica sobre el alcance de esa condición.
Con un arte consumado del oportunismo, Mark Zuckerberg salió en
defensa de esa ambigüedad y, en el blog, escribió: “En
realidad, nosotros no deseamos utilizar sus datos de una forma
que no sea tolerable para usted. La confianza en nuestra red
para compartir informaciones es el aspecto más importante de
nuestro trabajo y de nuestros esfuerzos”. Sin dudas, pero la
licencia es también un esfuerzo para apoderarse de lo ajeno.

La protesta masiva de los usuarios y los llamados a cerrar las
cuentas de Facebook obligaron al emblemático Zuckerberg a
esbozar una línea de defensa en tono de culpa: “Hemos llegado
a una etapa interesante de nuestro desarrollo como para
trabajar sobre esas nociones de compartir la información. Es un
terreno espinoso, y habrá metidas de pata. Pero en nuestra
calidad de primer servicio para compartir la información
asumimos esos problemas así como nuestra responsabilidad para
resolverlos con seriedad. Es uno de los objetivos importantes
para este año”. Justamente fue este año, el pasado 4 de
febrero, cuando Facebook introdujo la polémica transformación
en las condiciones de uso.

Si muchos usuarios de Facebook ya clausuraron sus cuentas, no es
obvio que el ejército de clientes inocentes siga sus pasos.
Según el portal francés ecrans.fr, el escritor norteamericano
Edward Champion decidió sin demora cerrar la ventana de
Facebook. Las cifras de la empresa son impresionantes en lo que
se refiere a difusión. Un informe sobre la audiencia de las
redes sociales en Francia realizado a finales del año pasado
reveló que, en diciembre de 2008, doce millones de personas
visitaron Facebook, lo que representa una suba del 443 por
ciento de su audiencia.

Poco a poco, con el aumento de la audiencia, Facebook se vuelve
una trampa para los usuarios. Un ejemplo es la polémica
“publicidad social” de la que Facebook se sirve para ganar
plata a costa de los miembros de la red. Se trata del
“engagement ads”. Este funciona según un principio muy
simple: si una marca cualquiera decide comunicar a través de
esa función (engagement ads), le basta con elegir un usuario
Facebook. Este verá en su página de Internet una publicidad
interactiva, o sea, una suerte de sondeo que requiere un clic y
la intervención del usuario. Si este responde, su estatuto
repercutirá la respuesta a todo el grupo de amigos del perfil,
con lo que se multiplica por centenas de veces el inocente clic
del primer usuario. Para ser una empresa joven, que se
autoincluye en la cumbre de la modernidad y la tecnología,
Facebook da pruebas constantes, al igual que Google, de
prácticas con las que sueñan todas las policías del mundo.

Fuente: Página/12 – 18/2/08

SOCIEDAD – CRITICAS DE LOS ESPECIALISTAS

Zona de riesgo

Por Emilio Ruchansky

“Una vez que entraste, ya no te podés deshacer de Facebook.”
José Massón, integrante del Grupo de Usuarios de Software Libre
de la Capital Federal, insiste con esta idea. La misma que tuvo
el dueño de esta inmensa red social de la web, Mark Zuckerberg,
que por “problemas técnicos” decidió incluir en los términos
de uso una cláusula por la que, por más que el usuario quiera
darse de baja, la empresa conservará el contenido y los
derechos de usufructo sobre el mismo. “Lo más interesante de
esto es que todos creen que Facebook es gratis”, recalca
Massón, “pero tiene un costo: tu privacidad. Hace falta un
uso crítico de la tecnología”.

Para este especialista, el problema reside tanto en el usuario
como en las cláusulas de la empresa, porque “nadie lee los
términos de uso de estos sitios, pero aceptan; lo mismo con
las configuraciones de seguridad. Si vos dejás lo que ya viene
preseteado cualquier puede verte. Pero si te fijás, hay otras
opciones con más restricciones”. El cambio, asegura, apunta a
conservar la base de datos y venderla, una oferta atractiva
para los que compran espacios de publicidad dirigida. El otro
tema es qué podría pasar con tanta información personal
(nombres, fotos, contactos, libros, grupos de discusión, etc.)
en manos de una sola empresa si, por ejemplo, “el contexto
histórico fuera el de la última dictadura”.

Beatriz Busaniche, de http://www.vialibre.org.ar, directamente se
presenta como militante anti Facebook. “Es espantoso lo que
hicieron”, comenta. “Vos terminás regalándoles información
que ellos no tienen que tener. Esto incluye desde el riesgo de
que alguien te investigue para hacer un secuestro extorsivo
hasta la posibilidad del monitoreo, la vigilancia”,
ejemplifica Busaniche. “Hoy el derecho a la intimidad no se
valora. Más allá de que Facebook ahora cambia sus términos,
antes tampoco tenías manera de saber qué datos tuyos
guardaron”, recalca la especialista, que adelantó que EPIC
(Electronic Privacy Internacional Center) planea presentar una
denuncia contra Facebook esta semana.

“Argentina tiene una ley de protección de datos personales que
es de avanzada, similar a las leyes europeas, por la que en
estos casos uno tiene derecho a que sus datos sean sacados de
la base de datos de la página, en caso de darse de baja. Claro
que en el caso de Facebook no se puede hacer nada”, detalla
Busaniche. La explicación del dueño de la red social valuada en
65 mil millones de dólares es que se trata de una puja entre los
mismos usuarios. Unos quieren poder borrar todo lo que
conversaron o compartieron con los demás (como se hacía hasta
ahora) y otros piden lo contrario: quieren mantener lo
intercambiado, aunque el usuario se dé de baja.

“Lo que más molestó es que desde la página no les avisaron a
los usuarios que iban a cambiar los términos de uso y los
usuarios terminaron aceptando tácitamente”, recalca el abogado
Daniel Monastersky, fundador del sitio http://www.identidadrobada.com,
quien suele redactar este tipo de términos, “aunque siempre
hay una cláusula que asegura que, si hay algún cambio, se le
avisará antes al usuario”.

============================================
 

2.

Fuente: Suplemento Si! – Diario Clarín – Viernes 21 de diciembre
de 2007

VIDA DIGITAL I: POLEMICA POR “FACEBOOK”

Alguien te está mirando

Los usuarios se empiezan a quejar por la “letra chica” del album virtual de fotos. ¿Es el fin del anonimato?

Karina Noriega y Fernando Pérez Solivella.

si@clarin.com

Sabe todo de vos: quiénes son tus amigos, dónde vivís, tu estado
de ánimo, tus preferencias sexuales, tu película preferida y
hasta con qué droga te identificás& ¡y no es tu novia/o! Se
trata de Facebook, el último y más ambicioso invento entre las
redes virtuales (al menos hasta el inminente contraataque de
Google), que avanza día a día ante Fotolog, Blogspot, MySpace y
Hi5, decretando el fin de algo inherente al ADN de Internet: el
anonimato.

Más de 50 millones de personas no dudaron en identificarse con
nombre, apellido y foto con tal de encontrar a un compañerito
de la primaria, chusmear el perfil de una ex, interactuar con
amigos actuales, conocer gente o promocionar causas de todo
tipo. Y aunque no hay cifras de la Argentina, se sabe por el
propio Facebook que el 85% de los estudiantes norteamericanos
usa el sistema. Es que esta telaraña virtual craneada por Mark
Zuckerberg, estudiante de Harvard y última celebrity del
e-business, comenzó vinculando alumnos en la facultad hasta
convertirse en negocio. ¡Negoción! Tanto, que fue valuado en
15.000 millones de dólares y Microsoft puso 240 millones y se
quedó con el 1,6% de la empresa.

Tengan 15 o 300 amigos, lo hayan descubierto ayer o sean de los
primeros en anotarse, los usuarios de Facebook coinciden en
que, cuando se registran, aceptan los términos y condiciones
sin leer siquiera una línea (y en esta nota no figuran sus
apellidos, por ser un pasaporte a su información personal). “Lo
terminás sacando por presión, para poder hacer algo cuando decís
que trabajás”: así explica Andrés (25) la fórmula del sistemita
para captar adeptos, que “también se utiliza para arreglar
salidas y tener sexo express”.

En su corta vida, el FCBK fue definido como “el futuro” por la
revista Time, bloqueado en Siria por sospechas de
infiltraciones israelíes, acusado de pertenecer al FBI y a la
CIA (¡!) y culpado por provocar la prisión de un hombre que
contactó involuntariamente a su ex mujer, algo que la Justicia
le había prohibido. Pero el debate se disparó cuando más de
50.000 usuarios obligaron a FCBK a dar marcha atrás con la
aplicación Beacon y su intromisión abusiva en la privacidad,
disfrazada de nueva modalidad publicitaria (informaba a amigos
y empresas sobre las compras online de los usuarios). Antes,
otros 700.000 se habían quejado de la implementación del News
Feed, una aplicación que botonea todos los pasos de los
facebookeros (incluyendo salidas nocturnas y cambios en el
estado civil). “Cuando las grandes innovaciones no son
comprendidas inicialmente, debemos darle una oportunidad a la
gente de interactuar con ellas. Al rato, se terminan
enamorando”, quiso justificar Chamath Palihapitiya,
vicepresidente del sitio.

Este tipo de respuestas generó la proliferación de movimientos
antifacebook que promueven “suicidios en masa”, o sea: dar de
baja los perfiles. ¿Pero cómo se pasó del anonimato como método
de interacción a esta exposición con fotos tagueadas e historial
valiosísimo para las empresas, como “X contestó una nueva trivia
de Friends”? “Cuando te registrás perdés la intimidad, das tu
mail y tu contraseña; es un contrato de exposición que se
acepta”, dice Flúo, que cree que FCBK es un banco de datos en
oro puro para el marketing de consumo. Para las grandes marcas,
¿no es un focus group permanente? “Si me imagino lo peor, puedo
decir que hasta miden tu índice de popularidad como si en un
futuro fueran a usarte para venderles a tus amigos lo que les
conviene comprar”, lanza Miguel, que adhiere a un perfil que
cree que el FCBK es “una herramienta más del FBI”. ¿Nuevo
método para espiarte legalmente? “Desgraciadamente, las nuevas
y poderosas páginas de la Web 2.0′ no cumplen los requisitos
mínimos que exige la Ley de Protección de Datos”, alerta
Santiago Profumo, abogado especialista en informática.

Algunos pronostican que el boom va a durar hasta que haya
invasiones de publicidad. “El problema es que se coparon con la
idea de sacarte datos comparando handicaps con tus amigos. Todo
el tiempo buscan futuros compradores de tal o cual cosa, desde
DVDs a zapatos”, opina Florencia, que consume el FCBK como una
suerte de estudio de hábitos online. También se utiliza
Facebook para promover campañas sociales (Creative Commons),
expresar voluntades políticas (“¡Abajo Cristina!”) o para hacer
conocida una bebida tan argenta como el fernet con cola: Axel
Maspero quiso “internacionalizar el brebaje que va de la mano
con los amigos”, y creó un Facebook fernetero que ya tiene casi
3000 adeptos.
 
El boom del boca a boca desperdigó el virus de “red exclusiva
para los que están informados de las últimas tendencias”. Si no
estás en Facebook, ¿no existís? Los propios miembros lo
desmienten: Pablo, que se une al grupo “por un Facebook en
castellano para gente como yo”, arriesga: “Ya vendrá algo nuevo
que aplaste al FCBK. ¿O no se acuerdan cuando el ICQ era la
nueva gran cosa?”.

============================================

3.

Fuente: Sin Permiso – 10/02/08

¿Qué hay detrás de Facebook?

Tom Hodgkinson – The Guardian

Facebook tiene 59 millones de usuarios y dos millones más se le
unen cada semana. A partir de mañana, 11 de febrero, quien
entre en ese sitio web desde un país de lengua castellana, lo
verá por defecto en castellano. ¿Qué es Facebook, y quién anda
detrás? Tom Hodgkinson hizo una investigación periodística para
el cotidiano británico The Guardian, y éste es el interesante y
revelador resultado.

El entusiasmo de la comunidad de inteligencia estadounidense por
la innovación en alta tecnología después del 11-S y la creación
de In-Q-Tal, su fondo de capital de riesgo, estaban en 1999
anacrónicamente vinculados a este artículo. Como el 11-S
sucedió en 2001, no pudo haber provocado la fundación de
In-Q-Tal, dos años anterior.

Desprecio Facebook. Su enormemente exitoso negocio americano se
describe a sí mismo como “una utilidad social que le conecta
con la gente de su alrededor”. Pero me resisto a él. ¿Por qué
necesitaría yo un ordenador para conectar con la gente que me
rodea en esta Tierra de Dios? ¿Por qué debería mediar en mis
relaciones una pandilla de supercretinos en California? ¿Qué
hay de malo en el bar? ¿Conecta realmente Facebook a la gente?
¿No nos desconecta más de lo que nos conecta, al limitarnos a
enviarles por el ciberspacio notas agramaticales y fotos
divertidas, mientras nos encadena al escritorio en lugar de
hacer algo placentero como hablar, comer, bailar y beber con
las amistades? Un amigo me ha dicho recientemente que se pasó
en el Facebook un sábado por la noche, solo en casa y bebiendo
en el escritorio. Que imagen más triste. Lejos de conectarnos,
el Facebook realmente nos aisla en nuestros lugares de trabajo.

Facebook alimenta también una suerte de vanidad y engreimiento
en nosotros. Si cuelgo un retrato mío en la lista de mis cosas
favoritas, puedo construir una representación artifical de
quién soy para conseguir sexo o aprobación (“me gusta
Facebook”, me dijo otro amigo, “conseguí echar un polvo”).
También incentiva una competitividad inquietante entre las
amistades; parece que, con los amigos, hoy en día la calidad no
cuenta para nada y la cantidad es la reina. Cuantos más amigos
tiene, mejor es usted. Es usted “popular”, en el sentido que
gusta a las escuelas superiores americanas. Como prueba, la
portada de la nueva revista Facebook de Dennis Publishing:
“Cómo doblar su lista de amigos”.

Parece, sin embargo, que estoy muy solo en mi hostilidad. En el
momento en que escribo, Facebook dice tener 59 millones de
usuarios activos, incluyendo a siete millones en el Reino
Unido, el tercer mayor cliente después de los EEUU y el Canadá.
Esto es, 59 millones de bobos, todos los cuales han dado la
información sobre su carnet de identidad y sus preferencias de
consumo a una empresa americana que no conocen en absoluto.
Ahora mismo dos millones más se unen cada semana. Con la tasa
actual de crecimiento, Facebook tendría más de 200 millones de
usuarios activos el año próximo por estas fechas. I predigo
incluso que esta tasa de crecimiento se acelerará durante los
próximos meses. Tal y como dice su portavoz, Chris Hughes, “le
es inherente extenderse a donde sea difícil deshacerse de él”.

Todo lo dicho sería suficiente para hacerme rechazar para
siempre Facebook. Pero hay más razones para detestarlo. Muchas
más. Facebook es un proyecto bien financiado, y la gente que lo
financia, un grupo de capitalistas de riesgo de Silicon Valley,
tiene un pensamiento carente de toda ideología, anhelante de
extenderse alrededor del mundo. Facebook es una manifestación
de esta ideología. Como PayPal antes de él, es un experimento
social, expresión de un tipo particular de libertarianismo
neoconservador. En Facebook es usted libre de hacer lo que
quiera mientras no le importe que le bombardeen con los
anuncios de las mayores marcas del mundo. Como con PayPal, las
fronteras nacionales son cosa del pasado.

Aunque el proyecto fue inicialmente concebido por la estrella
mediática Mark Zuckerberg, la verdadera cara de Facebook es el
capitalista de riesgo de 40 años de Silcon Valley y filósofo
futurista Peter Thiel. Hay sólo tres miembros en la dirección
de Facebook y son Thiel, Zuckerberg y un tercer inversor
llamado Jim Breyer, procedente de una empresa de capital de
riesgo llamada Accel Partners. Thiel invirtió 500.000 dólares
en Facebook cuando los estudiantes de Harvard Zuckerberg, Chris
Hughes y Dustin Moskowitz fueron a su encuentro en San Francisco
en junio de 2004. Poco después lanzaron el portal. Según se
informa, Thiel posee actualmente el 7% de Facebook, que, de la
valoración actual de 15 billones de dólares, valdría más de 1
billón. Hay mucho debate sobre quiénes fueron exactamente los
fundadores originales de Facebook, pero, quienquiera que
fueran, Zuckerberg es el único que permanece en la dirección,
aunque Hughes y Moskowitz sigan trabajando para la compañía.

Thiel está bien considerado en Silicon Valley y en la escena del
capital de riesgo de los EEUU como genio libertario. Es el
cofundador y director ejecutivo del sistema bancario virtual
PayPal, al que vendió Ebay por un billón y medio de dólares,
quedándose para sí 55 millones. También dirige un fondo de
cobertura llamado Clarium Capital Management y un fondo de
capital de riesgo llamado Founders Fund. La revista Bloomberg
Markets le tildaba recientemente de “uno de los más exitosos
directores de fondos de cobertura del país”. Ha ganado dinero
apostando en petróleo, de precios ascendentes, y en predecir
correctamente que el dólar se debilitaría. La revista Fortune
le ha tachado recientemente, a él y a sus irracionalmente ricos
amigos de Silicon Valley, de “la mafia del PayPal”, y el
reportero también observó que Thiel tiene un mayordomo
uniformado y un supercoche McLaren de 500.000 dólares. Thiel es
también un maestro ajedrecista intensamente competitivo. Ha sido
conocido por arrojar airadamente las piezas cuando pierde. Y no
pide disculpas por esta hipercompetitividad, pues dice:
“Muéstreme un buen perdedor y yo le mostraré un perdedor”.

Pero Thiel es más que un capitalista inteligente y avaricioso.
Es un filósofo futurista y activista neocon. Licenciado en
filosofía en Stanford, en 1998 coescribió un libro titulado The
Diversity Myth, un detallado ataque al liberalismo y la
ideología multiculturalista que dominaba Stanford. Pretendía
que la “multicultura” produce una disminución de las libertades
individuales. Mientras estudiaba en Stanford, Thiel encontró un
periódico de derechas en funcionamiento llamado The Stanford
Review, cuyo lema era fiat lux (hágase la luz). Thiel es
miembro de TheVanguard.org, un grupo de presión neoconservador
que actúa en Internet, erigido para atacar a MoveOn.org, un
grupo liberal que trabaja en la red. Thiel se autodefine como
libertario.

The Vanguard está dirigido por Rod D. Martin, un
filósofo-capitalista a quien Thiel admira mucho. En la página,
Thiel dice: “Rod es una de las mentes pensantes importantes de
nuestra nación en la creación de nuevas y necesarias ideas para
la cosa pública. Posee una comprensión más completa de América
de la que la mayoría de ejecutivos tiene de sus propios
negocios”.

Esta pequeña desgustación de su página web les dará una idea de
su visión del mundo: ³TheVanguard.org es una comunidad en línea
de los americanos que creen en los valores conservadores, el
mercado libre y el Estado limitado como los mejores medios de
dar esperanza y oportunidades cada vez mayores para todos,
especialmente para los más pobres de entre nosotros². Pretenden
promover políticas que “reformen América y el globo”.
TheVanguard describe su política como
“reaganista-thatcherista”. El mensaje del presidente dice:
“Hoy les daremos a [la página web] MoveOn, a Hillary y a toda
la prensa de izquierda algunas lecciones que jamás habrían
imaginado”.

Así, la política de Thiel está fuera de duda. ¿Y su filosofía?
Oí un podcast de una dirección que dio Thiel sobre sus ideas
para el futuro. Su filosofía, sucintamente, es ésta: desde el
siglo xvii determinados pensadores iluminados han estado
llevando al mundo fuera de los límites de la anticuada vida
natural -ahí cita la famosa caracterización de Thomas Hobbes de
la vida como “desagradable, brutal y corta”-; hacia un nuevo
mundo en que hemos prácticamente conquistado la naturaleza. El
valor existe ahora en cosas imaginarias. Thiel dice que PayPal
fue motivado por esta creencia: que puede encontrar el valor,
no en los objetos reales manufacturados, sino en las relaciones
entre seres humanos. PayPal era una manera de mover dinero
alrededor del planeta sin restricción alguna. Bloomberg Markets
lo expresa así: “para Thiel, PayPal era sobre todo libertad:
permitía a la gente eludir los controles actuales y mover
dinero alrededor del globo”.

Al cabo, Facebook es otro experimento supercapitalista: ¿pueden
ustedes lograr dinero al margen de la amistad? ¿Pueden crear
comunidades libres de fronteras nacionales y venderles después
Coca-Cola? Facebook es profundamente contrario a la
creatividad. No la fomenta en absoluto. Simplemente media en
relaciones que ocurrirían en cualquier caso.

El mentor filosófico de Thiel es un tal René Girard, de la
Universidad de Stanford, que ha propuesto una teoría del
comportamiento humano llamada deseo mimético. Girard cree que
las personas son básicamente como ovejas y copian a cualquier
otro sin gran reflexión. La teoría también parecería haber sido
demostrada en el caso de los mundos virtuales de Thiel: el
objeto deseado es irrelevante; todo lo que se necesita es saber
que los seres humanos tenderán a moverse en rebaño. Girard es un
asiduo de las veladas intelectuales de Thiel. Lo que no oirán en
la filosofía de Thiel son palabras como arte, belleza, amor,
placer o verdad.

Internet está atrayendo enormemente a neocons como Thiel porque
les promete un determinado tipo de libertad en las relaciones y
los negocios, libertad ante la molestia de leyes y fronteras
nacionales y cosas por el estilo. Internet abre también un
mundo de libre comercio y expansión del laissez faire. Thiel
también parece aprobar los paraísos fiscales en el exterior y
dice que el 40% de la riqueza mundial reside en lugares como
Vanuatu, las Islas Caimán, Mónaco y los Barbados. Creo que es
justo decir que Thiel, como Rupert Murdoch, está en contra de
los impuestos. . También le gusta la mundialización de la
cultura digital porque dificulta más los ataques contra
enseñoreamiento bancario: “no puede haber revolución obrera
que asuma el control del banco, si éste está en Vanuatu”, dice

Si la vida en el pasado era desagradable, brutal y corta, en el
futuro Thiel quiere hacerla mucho más larga, y a este fin ha
invertido también en una empresa que está explorando las
tecnologías de prolongación de la vida. Ha comprometido 3,5
millones de libras con un gerontólogo de Cambridge llamado
Autrey de Grey que está buscando la llave de la inmortalidad.
Thiel está también en el consejo asesor de una cosa llamada
Singularity Institute for Artificial Intelligence. Desde su
fantástica página web se dice lo siguiente: “Singularity es la
creación tecnológica de inteligencia más rápida que la humana.
Hay diversas tecnologías que van en esa dirección […]:
inteligencia artificial […], interfaces de cerebro informático
[…], ingeniería genética […], diferentes tecnologías que, si
llegaran al umbral de refinamiento, nos permitirían crear una
inteligencia más rápida que la humana”.

Así, por confesión propia, Thiel está intentando destruir el
mundo real, que él llama naturaleza, e instalar en su lugar un
mundo virtual. Es en este contexto donde debemos considerar el
auge de Facebook. Facebook es un experimento de manipulación
global y Thiel es un joven brillante en el panteón
neoconservador, aficionado a fantasías excéntricas y
tecnoutópicas. Yo no quiero ayudar a nadie a hacerse rico.

El tercer miembro de la dirección de Facebook es Jim Breyer. Es
miembro de la empresa de capital de riesgo Accel Partners, que
puso 12,7 millones de dólares en Facebook en abril de 2005. En
la dirección de tales gigantes americanos como Wal-Mart y
Marvel Entertainment, está también el ex presidente de la
Asociación Nacional de Capital de Riesgo (NVCA). Actualmente
ésta es la gente que está realmente haciendo que las cosas
ocurran como ocurren en América, porque invierten en nuevos
talentos jóvenes, los Zuckerberger y demás. La más reciente
serie de fondos de Facebook la aportó una compañía llamada
Greylock Venture Capital, que puso una suma de 27,5 millones de
dólares. Uno de los veteranos de Greylock se llama Howard Cox,
otro ex presidente de la NVCA, que está también en la dirección
de In-Q-Tel. Bien, créase o no (compruébese en su página web),
éste es el sector de capital de riesgo de la CIA. Después del
11-S, la comunidad de inteligencia estadounidense se entusiasmó
tanto con las posibilidades de las nuevas tecnologías e
innovaciones en el sector privado que en 1999 puso en marcha su
propio fondo de capital de riesgo, In-Q-Tel, que “identifica y
acompaña a las compañías en el desarrollo de tecnología punta
para distribuir esas soluciones a la CIA y al grueso de la
comunidad de inteligencia de los EEUU para sus próximas
misiones”.

Al departamento de defensa de los EEUU y la CIA les gusta la
tecnología porque les hace más fácil el espionaje. “No
necesitamos nuevas vías para disuadir a nuevos adversarios”,
dijo el secretario de defensa Donald Rumafeld en 2003.
“Necesitamos dar el salto a la era de la información, que es
la base decisiva de nuestros esfuerzos de transformación.” El
primer presidente de In-Q-Tel fue Gilman Louei, que fue miembro
de la dirección de la NVCA con Breyer. Otra figura clave en el
equipo In-Q-Tel es Anita K. Jones, ex directora de
investigación en defensa e ingeniería para el departamento de
defensa de los EEUU y -con Breyer-; miembro de la directiva de
BBN Technologies. Cuando abandonó el departamento de defensa,
el senador Check Robb le pagó el siguiente tributo: “ella juntó
la tecnología y las comunidades militares operativas para
diseñar planes detallados para mantener el dominio
estadounidense en el campo de batalla en el próximo siglo².

Actualmente, incluso si no se tragan la idea de que Facebook es
una suerte de extensión del programa imperalista americano
mediante una herramienta de reunión de información masiva, no
hay forma de negar que, como negocio, es de todo punto genial.
Algunos idiotas de la red han sugerido que su tasación en 15
billones de dólares es excesiva, pero yo argumento que, en todo
caso, es demasiado modesta. Su escala es verdaderamente
vertiginosa y su potencial de crecimiento, casi ilimitado.
“Queremos que todo el mundo pueda usar Facebook”, dice la voz
impersonal del Gran Hermano en la página web. Apuesto a que lo
harán. Es su enorme potencial lo que ha conducido a Microsoft a
comprar el 1,6% por 240 millones de dólares. Un rumor reciente
dice que el inversor asiático Lee Ka-Shing, de quien se dice
que es el noveno hombre más rico del mundo, ha comprado el 0,4%
por 60 millones.

Los creadores de la página necesitan prohibir muy pocas cosas
con el programa. En general, les basta con cruzarse brazos y
ver cómo millones de adictos a Facebook transmiten
voluntariamente sus datos personales, fotografías y listas de
sus objetos de consumo favoritos. Una vez que ha recibido esta
amplia base de datos, Facebook no hace más que revender la
información a anunciantes o, como apunta Zuckerberg en una nota
reciente en un blog, “intentar ayudar a la gente a que comparta
información con sus amigos sobre lo que hacen en la web”. Y,
efectivamente, esto es exactamente lo que está sucediendo. El
pasado 6 de noviembre, Facebook anunció que 12 marcas mundiales
han subido en la tabla, que incluyen a Coca-Cola, Blockbuster,
Verizon, Sony Pictures y Condé Nast. Todo ello presentado con
sandeces mercadotécnicas del mayor nivel, con comentarios de
sus entusiasmados representantes, entre los cuales: “Con
Facebook Ads, nuestras marcas pueden convertirse en parte del
camino de los usuarios que se comunican e interactúan en
Facebook”, según Carol Kruse, vicepresidenta de mercadotecnia
global interactiva de Coca-Cola, “lo vemos como una forma
innovadora de cultivar relaciones con millones de usuarios de
Facebook permitiéndoles interactuar con Blockbuster de formas
convenientes, relevantes y entretenidas”, según Jim Keyes,
presidente y director ejecutivo de Blockbuster. “Esto va más
allá de las impresiones publicitarias. Esto atañe tanto a la
participación de Blockbuster en la comunidad del consumidor
que, a cambio, los consumidores se sienten motivados a
compartir los beneficios de nuestra marca con sus amistades.”

Para el lenguaje de Facebook compartir es ‘anunciar’. Entre en
Facebook y se convertirá en un libre anuncio andante y hablante
de Blockbuster o Coca-Cola, ensalzando las virtudes de esas
marcas a sus amigos. Estamos viendo la cosificación de las
relaciones humanas, la extracción de valor capitalista de las
amistades. Actualmente, por comparación con Facebook, los
diarios, por ejemplo, empiezan a parecer deseperadamente
obsoletos como modelo de negocio. Un diario vende espacio
publicitario a las empresas intentando que éstas vendan sus
productos a los lectores. Pero el sistema es mucho menos
refinado que el de Facebook por dos razones. La primera es
porque los diarios tienen que afrontar el fastidioso gasto de
pagar a periodistas que proporcionen el contenido. Facebook
obtiene su contenido gratis. La segunda es que Facebook puede
dirigir la publicidad con mucha mayor precisión que un diario.
Diga en Facebook que su película favorita es This Is Spinal Tap
y cuando se lance el tráiler de Spinal Tap pueden estar seguros
de que les enviarán anuncios.

Es cierto que Facebook se ha metido en un lío con su programa
publicitario Beacon. Se notificaba a los usuarios que una de
sus amistades había realizado una compra en una determinada
tienda online; 46.000 usuarios sintieron que este nivel de
propaganda era intrusivo y firmaron una petición llamada
¡Facebook, dejen de invadir mi privacidad! Zuckerberg se
disculpó en su blog. Ha escrito que ahora han cambiado el
sistema de “opt out” por el de “opt in”. Pero sospecho que esta
pequeña rebelión contra esta implacable cosificación se olvidará
pronto. Al fin y al cabo, hubo una protesta nacional del
movimiento por las libertades civiles cuando se debatió la idea
de una fuerza policial en el Reino Unido a mediados del siglo
xix. Además, ¿acaso han leído realmente los usuarios de
Facebook su política de privacidad? Se les dice que no tienen
mucha. Facebook pretende ser libertad, pero ¿no se asemeja más
realmente a un régimen virtual casi totalitario motivado
ideológicamente con una población que pronto sobrepasará a la
del Reino Unido? Thiel y compañía se han creado su propio país,
un país de consumidores.

Ahora pueden ustedes, como Thiel y otros nuevos maestros del
ciberuniverso, considerar este experimento social tremendamente
excitante. Aquí está, por fin, el estado de las luces anhelado
desde los puritanos del siglo xvii que zarparon hacia
Norteamérica, un mundo en que todo el mundo es libre de
expresarse como le plazca, según lo que uno vea.

Las fronteras nacionales son cosa del pasado y todo el mundo
brinca en un despreocupado espacio virtual. La naturaleza ha
sido conquistada por la infinita ingenuidad del ser humano. Sí,
ustedes pueden decidir confiar su dinero al genial inversor
Thiel y, ciertamente, estar esperando impacientemente la
flotación pública del imparable Facebook. O también pueden
decidir que no quieren ser parte de este programa fuertemente
financiado para crear una árida república global, en que
ustedes mismos y sus relaciones con sus amistades son
convertidas en valores a la venta para marcas gigantes
globales. Pueden decidir que no quieren ser parte de esta
subasta por el mundo.

Por mi parte, voy a desenchufar todo esto tanto tiempo como me
sea posible y utilizaré mi tiempo, no en conectarme a Facebook,
sino en hacer algo útil, como leer libros. ¿Por qué querría
perder mi tiempo en Facebook cuando tengo todavía por leer el
Endimión de Keats y cuando hay semillas que plantar en mi
jardín? No quiero retirarme de la naturaleza, quiero volver a
ella. ¡Maldito aire acondicionado! Y, si quiero conectar con la
gente de mi alrededor, recuperaré una vieja pieza de tecnología.
Eso es libre, eso es fácil y proporciona una experiencia
individual única de compartir información: se le llama hablar.

Tom Hodgkinson es un periodista de investigación británico que
escribe regularmente en el cotidiano The Guardian.

Traducción para Sin Permiso: Daniel Escribano

============================================

4.

 

Fuente: MasterMagazine.info – 5/4/08

La educación informática en Argentina está siendo privatizada

Por Marcos Guglielmetti

El Gobernador Scioli y sus “relaciones carnales” con Bill Gates:
si la Presidenta del país argentino elogiara al presidente
norteamericano Bush, hoy sería un escándalo nacional porque
supuestamente el gobierno de la primera es “nacional y popular”
y un tanto anti-imperialista, mucho más si hiciera algún trato
con él.

Si en cambio el gobernador de la Provincia de Buenos Aires,
Daniel Scioli, elogia a Bill Gates y realiza acuerdos, esto no
causa ningún revuelo en la población. ¿Por qué? Entre otras
cosas, porque la población no sabe sobre las relaciones
carnales entre Microsoft y las centrales de inteligencia
norteamericanas, o entre esta misma empresa de la cual Bill es
fundador y dueño, y el Estado de su país en general. Bastaría
con buscar en Google “NSA Windows” para tener una idea de tales
relaciones…

Pero la cosa es mucho peor aún de lo que parece, porque si
Microsoft “dona” licencias para 9000 escuelas en la Pcia de
Buenos Aires, centenares de miles de chicos en formación serán
usuarios cautivos de sus productos una vez más, y no se
educarán en libertad: no serán dueños del software que corre
en las PCs, no tendrán el control absoluto sobre las mismas, no
sabrán cómo están programados los programas ni podrán compartir
los sistemas operativos, serán “monos que aprietan teclas”,
personas con menores posibilidades creativas y pensantes: su
formación será deficitaria, tanto como si se les enseñara
plástica siguiendo solamente a un pintor, o música solamente
en base a canciones de High School Musical.

Usar Windows en las escuelas es como privatizar la educación
informática. Cuando hablamos de software privativo, lo decimos
así porque priva a las personas de:

1º utilizarlo con cualquier fin

2º estudiar cómo está hecho

3º modificarlo, mejorarlo

4º hacer copias libremente, para contribuir con la sociedad

Todo eso está limitado o anulado por las licencias que usa la
empresa privada de Bill Gates, Microsoft, quien gestiona el
software, su código fuente y sus programas ejecutables: el
Estado no podrá gestionarlo.

¿Los argentinos quieren privatizar la educación?

Si en vez de Microsoft Windows se utilizara Software Libre,
sería el Estado el dueño del software, es decir, todas las
personas: sería una educación no privatizada.

En caso de usar Windows, la educación informática se privatiza,
pasa a manos de una empresa privada, el Estado no puede ver
cómo está hecho el software, no puede desarrollarlo, adaptarlo
a sus necesidades, mejorarlo, no es suyo, no lo controla, los
estudiantes no pueden aprender cómo programarlo, los docentes
no pueden enseñar a modificarlo, ni a compartirlo, ni a
mejorarlo.

Es como si las bibliotecas de las escuelas pasaran de golpe a
manos de Estados Unidos, pero peor, porque son las computadoras
las que hoy en día forman las mentes de los pibes (y eso irá en
crecimiento), y será muy diferente su formación en libertad,
que la formación en la opresión y en el espíritu de la
impotencia (no poder estudiarlo, modificarlo y compartirlo) y
la división que genera el software de Microsoft.

¿Algún argentino quiere eso?

============================================

5.

Fuente: Canal-ar – 17/4/05

Scioli y Bill Gates juntos en Washington

Daniel Scioli, vicepresidente de la Nación; Bill Gates,
presidente de Microsoft; y Colin Powell, ex secretario de
Estado estadounidense, estuvieron presentes en el cierre del
Foro de Líderes de Gobierno de las Américas. Scioli habló sobre
la relevancia del software para la Argentina tras la
promulgación de dos leyes que potencian el desarrollo de esta
industria y la importancia de la producción nacional potenciada
desde los distintos clusters tecnológicos del país. “Nuestro
gobierno piensa que distribuir la riqueza es distribuir las
oportunidades y que eso requiere hacer circular el conocimiento
para ponerlo al alcance del conjunto de la comunidad. Tengo
absoluta certeza respecto de que la tecnología de la
información es el gran agente de cambio en las democracias
modernas”, sostuvo el vicepresidente de la Nación

El vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli, disertó hoy en la
clausura del Foro de Líderes de Gobierno de las Américas, que se
celebró en Washington organizado por la empresa Microsoft, donde
expuso ante los líderes mundiales la situación de la industria
del software y los servicios informáticos en la Argentina. El
foro fue creado como un evento anual para líderes de gobierno
con el objetivo de compartir sus experiencias y la visión del
uso de la tecnología para mejorar la eficiencia, la calidad de
vida de los ciudadanos a través de la relación
gobierno-ciudadanos y gobierno-sector privado.

En su exposición, Scioli destacó el notable avance de distintas
iniciativas gubernamentales en la materia y la evolución del
mercado tras la aprobación de las leyes que declaran al
software una industria y promueven su actividad. “Nuestro
gobierno piensa que distribuir la riqueza es distribuir las
oportunidades y que eso requiere hacer circular el conocimiento
para ponerlo al alcance del conjunto de la comunidad. Sabemos
que sin capacidad de manejar las nuevas herramientas es
imposible un futuro de progreso social. Tengo absoluta certeza
respecto de que la tecnología de la información es el gran
agente de cambio en las democracias modernas”, sostuvo Scioli.

Las palabras de Scioli llegaron después de la presentación de
del ex secretario de Estado estadounidense, Colin Powell y
antes del cierre a cargo del fundador de Microsoft, Bill Gates.
El Presidente del Senado remarcó el valioso papel del Parlamento
al aprobar dos leyes vitales para el crecimiento de la industria
del software en Argentina; y la activa utilización de las TICs
en el propio seno de la Cámara Alta. A su vez, puso de relieve
en su exposición el desarrollo de los clusters tecnológicos de
Córdoba, San Luis y Bariloche; los polos tecnológicos de
Rosario, Tandil y la Capital Federal; los centros de incubación
de empresas de la provincia de Buenos Aires y especificó los
esfuerzos que está haciendo el Gobierno argentino para
convertir al país en un líder en la industria del software en
la región.

“Salimos del default político y financiero apoyados en
exportaciones de granos mejorados por la biotecnología, con la
venta de satélites desarrollados nacionalmente, con la mejora
de la ganadería en las zonas áridas, con la producción de
cobalto para fines medicinales y con el diseño de software
destinado a mercados no tradicionales”, afirmó el
vicepresidente en su discurso.

Al finalizar su exposición, Scioli se reunió con su par uruguayo
Rodolfo Nin Novoa, con autoridades de Microsoft de América
Latina con quienes coincidieron en la necesidad de redoblar los
esfuerzos con el sector privado para incursionar en el diseño de
software en el mercado externo.
 
============================================

Fuente: Canal-Ar – 3/4/08

Scioli presentará a Bill Gates su proyecto de Agenda Digital

FORO DE LÍDERES GUBERNAMENTALES

El gobernador de Buenos Aires se encontrará nuevamente con el
fundador de Microsoft en un seminario que el monstruo del
software realizará en la Asamblea del Banco Interamericano de
Desarrollo

Mañana en La Florida, EE.UU., el gobernador de la Provincia de
Buenos Aires, Daniel Scioli, expondrá ante la Asamblea de
Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y
mantendrá una reunión con su titular, Luis Moreno. El dato
trascendental es que el funcionario argentino también
participará de un seminario que Microsoft realizará, y planea
presentar a Bill Gates su proyecto de Agenda Digital.

El evento, denominado Foro de Líderes Gubernamentales, será la
última aparición pública de Gates como CEO de su compañía. En
esta oportunidad, Scioli fue invitado como Keynote Speaker del
tema “Salvando la brecha en infraestructura: desafíos y
oportunidades para la inversión privada en infraestructura”,
para que comente la situación de la Provincia en materia de
desarrollo tecnológico y plantee a los presentes su visión
sobre el tema.

El Foro es una actividad que anualmente realiza Microsoft con el
objeto de reunir a líderes políticos y funcionarios de gobierno
de todos los países del mundo para que intercambien opiniones
respecto a la innovación y desarrollo tecnológico del Estado.

Esta no será la primera vez que Scioli y Bill Gates se vean las
caras. Cuando el actual gobernador de Buenos Aires era
vicepresidente de la Nación fue invitado a participar del
evento a finales de abril de 2005. En ese entonces, el
mandatario argentino le había comentado al líder tecnológico la
reciente aprobación de la Ley que promueve al software como
industria y el prometedor desarrollo que evidenciaban los
distintos clusters y polos tecnológicos del país (ver nota).

============================================

6.

Fuente: MasterMagazine.info – 21/4/09

Razones para NO tener el nuevo Messenger

Por Marcos Guglielmetti
 
Hoy me llegó un mail en cadena que finalizaba con una frase
propagandística de Microsoft: “Casi 50 razones para tener el
nuevo Messenger. ¡Conocelas aquí y bajate el nuevo!” No había
ningún link a un sitio de MS, por lo cual busqué en Internet de
qué se trataba. Yo no uso software privativo, pero a los efectos
de informarme entré en http://www.nuevomessenger2009.com. Pasen
y vean.

Se desplegó un sitio construido en Flash mostrando una mujer
haciendo un gesto al estilo “V” de “victoria”, moviéndose
como un péndulo… me pareció que se trataba al usuario como si
fuese un idiota: un cartelito decía “transfórmate en un
emoticon”.

… y eso eso lo que quiere hacer Microsoft con nosotros:
transformarnos en un emoticon.

Un emoticon es un software, no tiene vida, responde órdenes,
está estructurado, programado para hacer una sola cosa. Los
usuarios de software privativo responden órdenes, no pueden
modificar “su” software (ni pedirle a un profesional que lo
haga), tienden a hacer una sola cosa porque el sistema no les
permite más, no impulsa la creatividad. No es por nada que la
consultora Forrester indique que la innovación en la industria
informática esté liderada por el software libre: porque este
tipo de software sí estimula la creatividad (que es algo
contrario a la privación de libertades). Si uno es libre, puede
crear, si no lo es, no puede crear.

Microsoft llegó muy tarde a la era de las redes sociales en
Internet y ahora se enfoca en la creación de redes de amistad.
¿Pero cómo lo hará si MSN transmite virus de forma automática
a lo loco? En otro cartelito de propaganda se lee “Crea tus
grupos de amigos”, “Comparte fotos mientras conversas”,
“Muéstrate con un video personal”… más allá de que esto
intenta imitar lo que hacen MySpace o Facebook, deberíamos
notar que las frases son en forma de orden, de algo que TENÉS
que hacer.

Crea tu grupo de amigos!!

Comparte fotos!!!

Muéstrate con un video personal!!

Vamos! Un, dos, tres, marche!!!, Gire a la derecha, vamos! 1, 2,
3, march! Eh! Soldado ¿no ha escuchado mis órdenes? Le estaba
diciendo que creara su grupo de amigos utilizando nuestro
software MSN, no importa que le molesten los virus que se
propagan de forma automática haciendo que MSN envíe un mensaje
a la otra persona con un link a un sitio infectado y que no
pueda modificar nuestra tecnología. Charlará con sus
familiares, amigos y desconocidos y podremos vigilar y leer
todo lo que usted diga, soldado, vamos! ¿no escuchó? 1, 2, 3,
march!!

Crea tu grupo de amigos!!
Comparte fotos!!!
Muéstrate con un video personal!!

En cambio podemos elegir Software Libre y dejar de acatar
órdenes. aMSN 0.97 es un buen comienzo: no transmite virus, no
te obliga a actualizar partes del sistema operativo que
contienen software que espía tus datos, no te extorsiona y
posee funciones que MSN nunca presentó. (Más información en
Idiomalibre.com)

Microsoft está en crisis y pretende seguir siendo tu amo: por
favor, no le des de comer, por favor, no seas su preservativo.

Si deseamos descargarlo: aMSN desde
http://www.amsn-project.net/download.php.

INVITAMOS A TODAS LAS PERSONAS QUE VALORAN SU DIGNIDAD A
ELIMINAR MSN Y UTILIZAR SOFTWARE LIBRE. ¿Nos ayudarías difundir
este artículo?

Software Privativo=Software “alquilado” y opresivo.

============================================

7.

Fuente: <a href=Página/12 – Supl. Radar – 4/4/2008

INTERNET – EL LIBRO SOBRE LAS ZONAS OSCURAS DE GOOGLE

Toooooooooodo sobre Google

¿Qué relación existe entre Google y Platón? ¿Y entre Google y la noción de democracia que se propaga hoy en día? ¿Y entre Google y el capitalismo? ¿Y qué tiene que ver George Bush en todo esto? ¿Y Sarkozy? Estas y otras cuestiones alrededor de la empresa virtual más poderosa e intencionadamente simpática del mundo son las que aborda la francesa Barbara Cassin, filósofa y filóloga especialista en Grecia antigua, en su libro Googléame. La segunda misión de los Estados Unidos. Respuestas que, por supuesto, no se pueden buscar en Google.

Por Natali Schejtman

Todos sabemos más o menos cómo empezó, o probablemente tengamos presente esa imagen vaga y mítica de un campus con dos alumnos brillantes, simpáticos y descontracturados demostrando al mundo, desde una clase en Stanford, cómo un algoritmo iba a cambiar para siempre nuestros usos y costumbres. Hoy, la fórmula de ese algoritmo conocido como Page Rank e inventado por ellos para clasificar páginas, ha reemplazado a la de la Coca-Cola en el trono de secreto mejor guardado del mundo. Pero no alcanzó sólo con inventarlo: Larry Page y Sergey Brin hicieron lo posible durante años por volver redituable su invento, ya que en su principio más defendido, el buscador que opera sobre ese algoritmo separaba la publicidad paga de los resultados pertinentes.

Con lemas morales y un entendible afán megalómano, estos jóvenes proclamaron: “Nuestra misión es organizar toda la información del mundo”, por un lado, y “No seas malvado”, por otro (slogan que ya cambió a “Búsqueda, publicidad y aplicaciones”). Fueron ésas las insignias que, entre otras cosas, atrajeron a la filósofa y filóloga francesa Barbara Cassin, especializada en la Grecia antigua (por estos días también estuvo presentando El efecto sofístico), para llevar a cabo un filoso, irónico y profundo estudio llamado Googléame. La segunda misión de los Estados Unidos. Allí, esta investigadora se vale de historias empresariales, datos bursátiles, entrevistas y teoría dura –Heidegger, Arendt, Aristóteles y Deleuze– y pone el ojo crítico en estos mellizos de Silicon Valley, en estos caballeros blancos, estos cancheros autoproclamados libertadores y democráticos (en oposición con ese monje nerd y monopólico llamado Bill Gates), en fin, en los que supieron posicionarse como alternativos, para ir discutiendo y derrumbando, una por una, cada una de estas cartas de presentación.

LA BANALIDAD DEL MAIL

Y aunque no parezca, la relación entre la Grecia antigua, los sofistas y Google existe, y Cassin se ocupará en Googléame de pensar los reproches que Platón podría hacerle al modo de operar de Google, entre muchos otros cruces sesudos: cómo podría Platón acordar con un buscador “sofista” que pretende saberlo todo y que sólo se ocupa de las opiniones, a las que ubica, como si fuera poco, en el mismo plano. La cuestión, más allá del diálogo lúdico, le sirve a Cassin para indagar en las premisas sobre las que se erige el conocimiento hoy en día. Una parte de su interés filosófico por el buscador radica en una equivalencia de procedimientos entre el actual sistema académico y el algoritmo que hace de Google lo que es. Se trata del “factor H”, un factor de “bibliometría”, cuenta Cassin, según el cual se evalúa la calidad de un artículo en función de cuántas veces ha sido citado en algunas revistas especializadas, y así se considera al investigador en cuestión. Con Google sucedería algo similar, ya que el puesto en el ranking de aparición de una website responde no sólo a las palabras clave sino también a los links que van hacia él, que lo citan, o lo “sitan”, como juega ella: “Es una medida estrictamente cuantitativa. El fondo del problema es que la calidad es estrictamente una propiedad emergente de la cantidad. Eso pasa con el algoritmo de Google. Para la investigación esto es muy grave, porque quiere decir que jamás algo que es nuevo y que es sorprendente y difícil de comprender será conocido”.

En su crítica al software y al hardware del corazón Google, la mirada sobre las incongruencias entre cantidad y calidad guardan un paralelismo elocuente con la idea de información y formación, una escisión que es, sin duda, signo de los tiempos; de ahí a cuestionar el concepto de cultura según Google y su enlace directo con lo que se entiende por democracia, según las grandes potencias, hay una concatenación de razonamientos, datos y hallazgos técnico-políticos sin desperdicio. Pero eso dejémoslo para el final, cuando Barbara Cassin explique por qué para ella Google es “la segunda misión de los Estados Unidos”, entendiendo como primera la inacabable lucha contra el terrorismo, contra el mal o contra los que no son “nosotros”.

UNA CUESTION MORAL

Porque en el ensayo de Cassin, pasar de lo técnico al marketing, del marketing a lo político y de lo político a lo moral es deslizarse por una cinta trabajosa pero aceitada. Sobre todo, teniendo en cuenta que Google hizo de una moral –la de no hacer depender sus resultados de los anunciantes– su marca distintiva. Y sobre todo, también, porque un lema como “No seas malvado” (Don’t be Evil) no se escucha todos los días en una empresa. Ellos, cita Cassin de una famosa entrevista con Playboy, definen esta premisa como “ser una fuerza para el bien, hacer siempre lo que es justo, lo que es ético”. Entre las cosas que hacen de Google una entidad activamente buena aparece: procurar la buena información rápido, a bajo costo, para todos. Así como Apple cada tanto hace regodear a los pensadores con sus slogans entre cínicos y provocadores (“Think different” o “Era hora de que un capitalista hiciera una revolución”), Google enfatiza el componente lúdico, cambiando sus letras según el acontecimiento, poniendo fondo negro cuando hay que recordarle a la gente sobre el ahorro de energía, y sale a la ayuda pública de Yahoo! cuando es Microsoft el que la quiere comprar. Cassin está convencida de que la imagen de estos chicos como “caballeros blancos” ya no es tal. Google entró en la Bolsa en el 2004 –sus acciones aumentaron el valor exponencialmente–, el 99 por ciento de su negocio está basado en la publicidad, y eso compromete, por ejemplo, la venta de palabras clave que garantizan la aparición de un producto determinado en el margen derecho de la pantalla de quien busca esa palabra comprada (ad-words). Así, las palabras tienen distintos valores según la oferta y la demanda, los plurales valen más que los singulares (“el plural de digital camera es más caro que el singular, porque los compradores, que quieren comparar, clickean sobre el plural, mientras que una mayoría de curiosos clickea en el singular”, explica Cassin en Googléame) y se atesoran unas cuantas perlitas: una de las palabras más caras de la historia, por ejemplo, fue “mesotelioma”, un tipo de cáncer causado por exposición al amianto que era el mettier de un grupo de abogados. Pero Cassin también se ocupa de los datos más polémicos: los que tienen Gmail (el webmail de Google) saben que no bien uno manda un mail a alguien, en los márgenes de la pantalla van a aparecer unas cuantas publicidades directamente relacionadas con el tema del mail, así se trate de caballos, teoría actuarial o unas vacaciones a Ipanema. Esta fue una de las razones que hicieron apuntar contra Google y sus condiciones de privacidad. Claro, la respuesta vino por el lado de que no es que había “alguien” leyendo sino que se trata de una especie de robot indispensable que lo escanea todo. Otras noticias tiñeron de gris a los Google Guys: su ingreso al mercado chino vino de la mano de una sonada censura, tan en contra de la afanosidad informativa que hubo explicaciones por parte de la empresa (la noticia y sus repercusiones, en Google). Esa sería, en definitiva, la moral del capitalismo. “Constantemente Google ha elegido el mercado. El ejemplo del mercado chino es muy claro. Todo lo que uno acuerda con Google de la cuestión de confidencialidad está sumido a un fin comercial legítimo”, dice ella.

Si uno de los temas más resonantes de este tiempo es la convivencia de lo real y lo virtual, Google, como un elemento fundamental del presente, también levanta la mano en ese asunto y ha jugado siempre entre uno y otro. Cómo hacer cosas con palabras clave y cómo hacer de un motor de búsqueda algo lucrativo, pero casi casi, diríamos, sin que se note. Cassin sostiene: “Hoy en día entre lo virtual de Google y lo real de Google –una fortuna colosal sostenida sobre la publicidad– hay un enorme abismo. Es interesante pensar la manera en que Google disfrazó este abismo con la pretensión convulsiva: Nuestra misión es organizar toda la información del mundo, Nosotros no seremos malos y Nosotros somos la democracia cultural”, dice, estableciendo relaciones entre el presente de la mercadotecnia googleana a la vez con los conceptos de La ética protestante y el espíritu del capitalismo de Weber y con una idea bushista de una globalización hegemónica.

BUSH EN GOOGLE

Otro de los puntos a los que Cassin se dedica es, justamente, la democracia. Como ella explica, el dispositivo de Google depende, más o menos directamente, de la cantidad de clicks de cada sitio. Algo de esto hay en que Google se autoproclame “democrático”. Sin embargo, hay evidentes trampas posibles: los clicks generados automáticamente para hacer ascender su sitio pueden alterar este esquema prístino. O aparecen las Google Bombs, diversos chascos para manipular la búsqueda, cosa que puede derivar en chistes como poner “Miserable Failure” y que el primer resultado sea la biografía de Bush (como pasó hasta hace unos años). El comercio de Google permite otras cosas, como que Nicolas Sarkozy haya comprado la palabra “banlieue” (“suburbio”) y que durante un tiempo al margen se encontrara el link de su partido para debatir sobre la seguridad.

Para Cassin, el vínculo de Google con la política (¡la virtualpolitik!) sería tan nítido hasta habilitar un subtítulo como el de su libro. La idea de la misión de organizar toda la información del mundo y la idea de no ser malo (la lucha contra el mal) son, según este razonamiento, muy similares a las ideas que propaga George W. Bush después de los atentados. Pero ella en ningún momento deja de reconocer la calidad de Google como herramienta de búsqueda: “Yo no me opongo a Google, me opongo a la pretensión de Google, digamos, político-ética. Sería estúpido ser hostil a un motor de búsqueda. Tampoco soy hostil a Estados Unidos en sí mismo, si no a un cierto tipo de imaginario americano misionero”.

Googléame no pretende ser una crítica al presente informatizado ni a Google como motor de búsqueda. Es en todo caso un ensayo crítico sobre una nueva realidad y subjetividad desde todos los puntos de vista, sobre las renovadas formas que adquiere el negocio en el siglo XXI –con sus cookies que fichan los perfiles de usuarios, sus publicidades inasibles o sus Patriot Acts entre empresas y gobierno–; sobre lo “sancto” y lo “non sancto” y sobre los diversos aspectos, algunos inevitables, otros prácticamente imprescindibles, que vienen de la mano de esta herramienta que puede hacernos informados y paranoicos en un mismo click.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-4595-2008-05-04.html

===========================================

8.

Fuente: Wikipedia

 

Jabber, mensajería alternativa a MSN

Jabber es un protocolo libre para mensajería instantánea, basado en el estándar XML y gestionado por XMPP Standards Foundation.

La red de Jabber está formada por miles de grandes y pequeños servidores en todo el mundo, interconectados por Internet. Habitualmente la red es utilizada por alrededor de un millón de personas.

Es el proyecto más aceptado como la alternativa libre al sistema MSN Messenger de Microsoft, al AOL o al Yahoo Messenger. Aunque es un protocolo bastante minoritario, está creciendo más cada día, gracias a los usuarios y a Google , que ha creado un cliente de mensajería instantánea que utiliza Jabber, Google Talk.

* Protocolo abierto: Con todas las ventajas del software libre, se puede programar un servidor o un cliente o ver el código, entre otras cosas.
* Descentralizado: Se puede crear un servidor para Jabber, y se puede interoperar o unirse al resto de la red Jabber.
* Extensible: Se puede ampliar con mejoras sobre el protocolo original. Las extensiones comunes son manejadas por la XMPP Standards Foundation.
* Seguro: Cualquier servidor Jabber está aislado del exterior. El servidor de referencia permite SSL para comunicaciones cliente-servidor y algunos clientes aceptan GPG como cifrado de las comunicaciones usando cifrado asimétrico. En desarrollo uso de claves de sesión y SASL.
* Multiredes: Un transporte o pasarela permite comunicarse con otros protocolos usados por clientes como MSN Messenger, ICQ, AOL o Yahoo!.
* Salas de conversación: Conocido como Multi-User Chat. Es una de las extensiones que han sido añadidas a la mensajería Jabber, la cual le permite la creación de grupos de debate como en las redes IRC, con la posibilidad de poseer usuarios con distintos privilegios (moderadores, participantes e invitados), iniciar conversaciones privadas y transferir archivos.

Existen miles de servidores Jabber en Internet y se estima que al menos un millón de personas usa el servicio regularmente (datos de la XMPP Standards Foundation en 2004). Sin embargo, no es tan conocido como otros sistemas propietarios más extendidos.

Problemas

No obstante, Jabber sufre de algunos problemas. El principal es la estabilidad de los servidores públicos: no es extraño desconectarse, algo hasta cierto punto normal porque suelen ser servidores de particulares o de pequeñas organizaciones. El problema más grande se da si se abusa de su capacidad multiredes o multiprotocolo a través de pasarelas o transportes, ya que satura excesivamente los servidores.

La mejor solución pasa por utilizar programas o clientes multiprotocolos (como Kopete, Gaim rebautizado como pidgin, o Trillian) y así usar sólo la red Jabber para Jabber, y abrir otra conexión para conectarse al IRC o a MSN Messenger. También es cierto que la mayoría de los servidores públicos, para mejorar el servicio, directamente no ofrecen posibilidad de conectarse a otras redes.

Programas o clientes

Jabber como otros protocolos, necesita de un programa o un cliente para poder conectarse al servidor, y de esta forma poder comunicarse. No obstante además de programas, se puede acceder desde un navegador.

Clientes sólo para Jabber

Multiplataforma

* Coccinella
* Gajim
* Jabbin
* JBother
* Jeti
* TKabber
* Psi
* Synapse

Windows

* Exodus
* Jabber Instant Messenger
* Tipic
* Google Talk

GNU/Linux

* Gabber2, multiplataforma integrado en Gnome
* Gossip, multiplataforma integrado en Gnome
* Jabberzilla, extensión para Firefox/Mozilla Suite.
* GNU Freetalk, sencillo e intuitivo cliente Jabber basado en consola.

Clientes multiprotocolo, con capacidad para Jabber

Multiplataforma

* Pidgin antes llamado Gaim
* Spark

Windows

* Miranda IM
* Trillian
* Neos
* Pidgin

GNU/Linux

* Kopete, integrado en el entorno de escritorio gráfico KDE.
* Pidgin, integrado en el entorno gráfico GNOME.
* Empathy, integrado en el entorno gráfico GNOME.

Mac OS

* Jabbernaut, para Mac OS 9.
* JabberFoX, para Mac OS X.
* Fire, para Mac OS X.
* Adium X, para Mac OS X.
* iChat AV, para Mac OS X.

AmigaOS/MorphOS

* JabberWocky para AmigaOS y MorphOS

Clientes web

* JWChat http://jwchat.org/
* Meebo http://www.meebo.com
* Web Jabber http://webjabber.net/

Empezar con Jabber

Darse de alta es relativamente fácil. Puede hacerse con casi cualquier programa cliente. Se necesita un servidor, escoger un nombre de usuario y una contraseña y se obtiene una cuenta del tipo usuario@servidor.org. Luego se añaden los contactos, se revisan los servicios disponibles del servidor elegido y otros servidores.

Estándar aprobado por la IETF

Los protocolos con núcleo XML (núcleo XMPP) y de mensajería instantánea básica con extensiones de presencia (XMPP MI) Jabber se han aprobado por los estrictos requisitos para la seguridad e internacionalización de la IETF. De esta forma se garantiza la compatibilidad con el software para Jabber además de aumentar el prestigio del protocolo en sí.

Se sigue avanzando en otras estandarizaciones de diferentes especificaciones para de esta forma convertirse en el estándar oficial para mensajería en Internet.

===========================================

9.

Fuente: Azogue.net

Ecuador: Rafael Correa aboga por el ‘software’ libre

Por Vicente Cervantes

El Presidente electo de Ecuador, Rafael Correa, mantuvo una reunión durante cerca de una hora con el padre del movimiento del software libre, Richard Stallman, quien defiende que compartir el conocimiento es un derecho humano que no debe ser sometido a las leyes del mercado.

En la cita, según publica la página web de Alianza País, Correa se habría mostrado “muy interesado por las propuestas de Stallman”.

Este investigador de EE.UU. y fundador de la Free Software Foundation, promueve el uso de programas informáticos libres como alternativa a los pagados (sotware propietario).

Según la misma fuente, Correa anunció “que su Gobierno estudiará las iniciativas de uso por parte del Estado de programas informáticos libres”.

En el caso de Correa, esa intención no es nueva. Un ejemplo de ello su dio cuando fue Ministro de Economía, entidad donde promovió el uso de ‘software’ libre.

Javier Torres, gerente de la empresa de soluciones informáticas Yagé y miembro de la Asociación Ecuatoriana de Software (Aesoft), comenta que el Estado representa más del 50 por ciento del mercado del software en Ecuador. Según la Aesoft , en el 2005 este sector tuvo ventas por USD 62 millones ( 46,5 millones de euros).

Correa se mostró muy interesado por las propuestas de Stallman y anunció que su Gobierno estudiará las iniciativas de utilización por parte del Estado de programas informáticos libres, que se distribuyen gratuitamente y no son propiedad de las grandes compañías multinacionales.

La utilización de software libre ya es una realidad en algunos gobiernos regionales en lugares como Andalucía y Extremadura, en España; Bogotá, en Colombia; y en Munich, en Alemania; entre otros muchos. En Brasil, el Gobierno de Lula da Silva impulsa la utilización de software libre. Igualmente la República Bolivariana de Venezuela disfruta de un amplio y fuerte movimiento en pro de dicha herramienta informática que influye profundamente en las políticas gubernamentales, celebrándose importantes eventos en dicho territorio, con apoyo oficial.

Fuente: MasterMagazine.info – 28/4/07

Ecuador: fuerte empuje al Software Libre

Por Marcos Guglielmetti

Es algo que prácticamente ya “estaba cantado”, siendo que el gobierno del presidente de la República, Rafael Correa, es de izquierda, simpatiza con Chavez e incluso planifica reformar la Constitución del país. En síntesis, como escribió alguna vez Diego Saravia en las listas de mail de SOLAR, “no puedes hacer la revolución utilizando software privativo (Microsoft Windows, etc.)”.

Esta idea de la soberanía tecnológica es una cosa de la cual se hacen eco cada vez más seguido los presidentes latinoamericanos, salvo unos cuantos casos, entre los que podemos mencionar los casos de Argentina o Chile.

El uso de software libre en Ecuador es visto como una herramienta “para la integración y liberación de América Latina”, de modo que no se trata solamente de una cuestión de tal o cual país en particular.

Durante el discurso pronunciado en conmemoración de los 100 primeros días de gestión, el presidente ecuatoriano dijo que es necesario “que todos utilicemos tanto a nivel público como a nivel privado el software libre. De esta manera, garantizaremos la soberanía de nuestros Estados, dependeremos de nuestras propias fuerzas, no de fuerzas externas a nuestra región”.

Así, se suma en armonía con las palabras que suelen salir de la boca del venezolano Chavez, siendo los conceptos exactamente iguales: “seremos dueños de los códigos fuente y podremos desarrollar muchos productos que incluso, con una adecuada articulación de nuestros esfuerzos, pueden ser de mucha utilidad para las empresas públicas y privadas de la región. (…) Todos a utilizar software libre. El gobierno ya estableció su uso como política de Estado. Esto será un importante paso para la integración y porque no decirlo, para la liberación de América Latina”.

Claro que es rentable el empleo de software libre, sino miren a Google, la marca más valiosa de todo el mundo.

Más información:
http://www.azogue.net/Opinio2006/Vicente/software.php
http://www.rafaelcorrea.com

=========000==============000=======

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: